Mi siniestro no tiene cobertura ¿por qué?

En situaciones contadas, puede que tu compañía aseguradora no acepte la reparación o pago del siniestro. Cuando contratamos un seguro, nos entregan dos documentos: las condiciones particulares y las generales. En estos documentos, se detallan todos los supuestos en los que nuestro seguro tendrá cobertura, en caso de siniestro. Por ello, es muy importante que, antes de firmar la póliza, repasemos todo el contenido. Al fin y al cabo, estamos firmando un contrato.

Llegado el caso y ante determinadas circunstancias, tu aseguradora puede rechazar hacer frente a la indemnización. Siempre y cuando, el siniestro no tenga cobertura; por lo que la mayoría de estas circunstancias, están tipificadas. Otras, no obstante, pueden derivarse de una conducta negligente, lo que en el sector asegurador, llamamos “dolo o culpa”. A continuación te explicamos cada una de ellas.

A nivel general, para cualquier tipo de seguro ¿por qué mi siniestro no tiene cobertura?
  • Siete días para comunicar la ocurrencia de un siniestro. Este es el plazo con el que cuentas para avisar a tu aseguradora sobre el incidente en cuestión. A partir de este momento y en caso de incumplimiento, tu aseguradora podrá reclamar los daños y perjuicios causados.
  • Impago. Si el siniestro ocurre antes de que hayas pagado el primer recibo, tu aseguradora puede quedar libre de asumir los daños. Esto incluye recibos fraccionados.
  • Aspectos fraudulentos. Tras la investigación del perito de seguros, tu aseguradora puede tener pruebas fehacientes de que existe fraude al seguro. Este tipo de delito, se produce cuando el asegurado ha provocado los daños, bien por negligencia o bien, por mala fe.
  • Si no lo has contratado, no hay cobertura. Obviamente, cualquier siniestro cuyos daños no estén cubiertos en el seguro que has contratado. Por ejemplo, si te rompen el retrovisor y no tienes “todo riesgo”, los daños materiales no estarían contemplados.
  • Situaciones extremas. Hablamos de desastres naturales o daños provocados por el terrorismo, por ejemplo. En estos casos, sería el Consorcio de Compensación de Seguros, el organismo que se haría cargo.
  • Desgaste o poco mantenimiento. Son aquellos daños debidos al uso o desgaste normal de los bienes asegurados, defecto propio o falta de conservación. Por ejemplo, la corrosión de la pared de tu casa frente al mar, si está expuesta a altas temperaturas y a la brisa marina.
Para un seguro de coche ¿cuándo podemos decir que el siniestro no tiene cobertura?

Independientemente del tipo de seguro que tengas contratado, existen determinadas situaciones en las que la imprudencia, es un factor determinante. Te contamos algunas a continuación:

  • Accidentes con coches de una misma familia. Cuando se produzca un accidente contra el vehículo de un familiar directo (hasta tercer grado de consanguinidad).
  • No tener carnet de conducir o no haber pasado la ITV. Aquellos incidentes que se hayan originado si la persona que conduce el vehículo no tiene en vigor el carnet de conducir. También puede darse el caso que se rechace, cuando el vehículo no haya pasado la ITV, en los plazos estipulados.
  • Alcohol y drogas, no son amigos del seguro. Si el incidente se produce cuando el conductor está bajo los efectos del alcohol, drogas, tóxicos o estupefacientes. En cualquier caso, esta situación vendrá avalada a través de una sentencia o condena, de los órganos competentes.
  • Deber de auxilio. Cuando tras ser culpable de un accidente, hayan condenado al conductor por un delito de “omisión del deber de socorro”.
  • Coche robado. Si te han robado el coche y el “ladrón” ha causado un accidente con daños para tu vehículo, por ejemplo. Esto no estaría cubierto, excepto si tu póliza cuenta con la garantía opcional de “robo del vehículo asegurado”.
  • Más peso o más pasajeros de lo debido. También pueden rechazarse siniestros si transportas más pasajeros o más carga de lo permitido. Por ejemplo, si el coche es de 5 plazas y viajan 6 personas.
  • Carreras. Las carreras ilegales, apuestas o desafíos también son rehusados.
  • Extras dentro del coche. El robo de objetos personales, como gafas o móviles, cuando no estén declarados en la póliza como accesorios extra.
  • Tunning no homologado. Cuando tienes un coche tuneado, pero los elementos añadidos no están homologados.
siniestro-no-tiene-cobertura

Conducir mirando el móvil o sin cinturón de seguridad, son motivos de rechace, además de una temeridad.

¿Y qué motivos pueden darnos para que el siniestro no tenga cobertura en nuestro seguro de hogar?

Al igual que en autos, hay algunos motivos que pueden provocar que el siniestro no tenga cobertura. Para que no te lleves un susto y sepas qué puedes reclamar a tu aseguradora, te contamos algunos a continuación:

  • Mal estado o poco mantenimiento. Una de las premisas a la hora de contratar tu seguro de hogar, es que debes mantenerlo en buen estado. Probablemente, el rechace se produzca por falta de mantenimiento o por la antigüedad de los materiales. Por ejemplo, cuando una bañera tiene muchos años y la falta de mantenimiento ha provocado que se rompa una tubería. En este caso, tu aseguradora se hará cargo del daño que hayas podido causar, a tu vecino si ha habido filtraciones. Pero probablemente, no te reponga una bañera nueva.
  • Hurto fuera de casa. Si estás fuera de casa y te roban, a no ser que haya violencia y/o intimidación, no se considera como robo. Para considerarlo como tal, deberás presentar la denuncia correspondiente.
  • Viento o lluvia moderados. Quedan cubiertos los daños por fuertes vientos (80 km. por hora) o lluvias (más de 40 litros por metro cuadrado y hora). Si no se alcanzan estos mínimos, tu compañía aseguradora puede no hacerse cargo de los desperfectos. Estos límites puedes comprobarlos, con cualquier parte meteorológico de tu ciudad.
  • Pequeños visitantes. El seguro excluye los daños producidos por polillas, gusanos, termitas o cualquier otra clase de insectos, así como por roedores.
  • Si fumas, ten cuidado. Los accidentes del fumador o los causados por el calor (cuando no haya llama), tampoco estarían cubiertos por tu seguro.
  • Grafitis. si llenan la pared de tu casa con pintadas o carteles, el seguro probablemente, tampoco se haga cargo del daño ocasionado. Ni de su retirada.
  • Si hace mal tiempo, las ventanas mejor cerradas. Todo un tópico, pero los daños que pueda causar el agua, nieve, olas o viento, no tendrán cobertura si te has dejado las ventanas abiertas.
Otros
Posts
septiembre-calendarionuevo-sorteo

¿Quieres estar tranquilo?

Nos ocupamos de todo